El Thetán

EL THETÁN

El thetán (espíritu) usa su mente como un sistema de control entre sí mismo y el universo físico. La mente no es el cerebro. El cerebro es parte del cuerpo y no determina la inteligencia. Puede compararse a una centralita telefónica, y si dijéramos que la centralita telefónica es la inteligencia de la empresa a la que sirve, sería lo mismo que decir que el cerebro es la inteligencia de la persona; simplemente no sería cierto. El cerebro es sólo un conducto que, al igual que un cable de teléfono, transporta mensajes.

La mente acumula registros de pensamientos, conclusiones, decisiones, observaciones y percepciones de un thetán a lo largo de su existencia. El thetán usa su mente al manejar la vida y el universo físico. El cuerpo (incluyendo el cerebro) es el centro de comunicación del thetán. Es un objeto físico, no el ser mismo.

El thetán es la fuente de toda creación y de la vida misma. Por primera vez, en la experiencia del hombre, ha resultado obvio por completo que el espíritu es inmortal y está dotado de capacidades que exceden con creces a aquellas que podían predecirse hasta ahora.

La exteriorización de un thetán de su cuerpo logra que se realicen las metas concebidas pero raramente, si es que alguna vez, obtenidas por el espiritismo, el misticismo y campos similares.

El hecho de reconocer la existencia del thetán hace posible que existan ganancias en capacidad y conciencia; mejoras que no se consiguen en ninguna práctica que sostenga que el hombre es sólo un cuerpo y está sujeto así a las limitaciones del universo físico.

La psicología, por ejemplo, se había metido en un callejón sin salida. Al no tener idea de la existencia del factor que anima la vida, degeneró hacia una práctica dedicada únicamente a la creación de un efecto sobre los seres vivos.

En Scientology, sin embargo, se trata directamente con el thetán. Tal planteamiento para mejorar logra incrementar la libertad espiritual, la inteligencia y las capacidades del individuo, y hace que cualquier aspecto de la vida sea fácil de entender.