Scientology en el Centro del Mundo de Habla Inglesa

SCIENTOLOGY EN EL CENTRO
DEL MUNDO DE HABLA INGLESA

La Iglesia de Scientology del Reino Unido se encuentra en la calle Reina Victoria en el centro cultural de Londres, reunió a más de 3,000 scientologists, ciudadanos londinenses y dignatarios de todos los continentes en su inauguración en Octubre del 2006. El discurso de la celebración de la nueva Iglesia dado por el Señor David Miscavige, Presidente de la Junta de Religious Technology Center y líder eclesiástico de la religión de Scientology, señaló la importancia de la ocasión.

Los invitados de honor que participaron en el discurso, todos ellos habiendo colaborado con scientologists en empresas de carácter cívico o humanitario, incluídos el Comandante Kevin Hurley, de la Policía de la ciudad de Londres; el Honorable Ian Lauder, Concejal de la Ciudad de Londres; y el Honorable Iftikhar Ayaz, enviado permanente para la paz de las Naciones Unidas y representante de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Entre aquellos que se unieron al Sr. Miscavige en el escenario para el tradicional corte del listón estaban el Supervisor en Jefe de la Policía de Londres, el Consejal de la Ciudad de Londres y un Representante de las Naciones Unidas.

La declaración definitiva de lo que la nueva Iglesia de Londres significaba la hizo el Sr. Miscavige en el discurso de inauguración que dirigió a los ahí reunidos:

“Como todo londinense sabe, justo cruzando la carretera se encuentra la Catedral de San Pablo donde hace 400 años John Donne declaró: Ningún hombre es una isla en sí mismo, que cada muerte nos hace más pequeños si formamos parte de la Humanidad, así que ‘nunca envíes a nadie a averiguar por quién doblan las campanas, doblan por ti’.

“Lo cual como todo scientologist sabe, se cita en el famoso capítulo sobre la responsabilidad de L. Ronald Hubbard en Procedimiento Avanzado y Axiomas.

“Todo lo que esta organización representa como fuerza para preservar y mejorar vidas, nuestro regalo de la alfabetización a niños desaventajados, restaurar el respeto propio de aquellos que han ido por el camino equivocado, aliviar el sufrimiento, erradicar los prejuicios raciales y restablecer las lazos que tienen en común todos los hombres y que los unen.

“Todo eso y más tiene que ver con responsabilidad. No tiene que ver con enviar a alguien a averiguar por quién doblan las campanas, porque sabemos que tocan por nosotros, y lo sabemos porque formamos parte de la Humanidad.

“Quiero recordarles lo que LRH mismo escribió después de haber formado la primera Organización de Scientology en esta ciudad: ‘Con lo que tenemos ahora, nuestra meta no puede ser menor que lo que nuestro conocimiento demanda’.

“Y lo mismo pasa hoy. Tienen todo el conocimiento de su legado en la Iglesia que se encuentra delante de ti. Les imploro que usen ese legado al máximo y la próxima vez que escuchen doblar la campana será en una celebración”.