¿Cuáles son algunos de los principios fundamentales de Scientology?

¿CUÁLES SON ALGUNOS DE LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE SCIENTOLOGY?

Lo fundamental de Scientology es una visión del Hombre como ser espiritual. En Scientology, al ser espiritual se le llama thetán. El término se toma de la letra griega theta que quiere decir “pensamiento”, “vida” o “espíritu”. Se utiliza para evitar la confusión con conceptos previos del alma. El thetán es inmortal y ha vivido, y seguirá viviendo, a través de incontables vidas.Uno es un thetán que tiene una mente y que ocupa un cuerpo. El thetán anima al cuerpo y utiliza la mente.

Algo también fundamental de Scientology es una visión de la vida compartimentada dentro impulsos (ímpetu, motivos) hacia la supervivencia. Estos impulsos son llamados las dinámicas y son ocho en total.

La Primera Dinámica es el impulso hacia la existencia como uno mismo. Aquí tenemos la individualidad expresada plenamente. A esta se le puede llamar la Dinámica de Uno Mismo.

La Segunda Dinámica es el impulso hacia la existencia como actividad sexual. Esta dinámica tiene en realidad dos divisiones. La Segunda Dinámica (a) es el acto sexual en sí. Y la Segunda Dinámica (b) es la unidad familiar, incluyendo la crianza de los hijos. A esta se le puede llamar la Dinámica del Sexo.

La Tercera Dinámica es el impulso hacia la existencia en grupos de individuos. Cualquier grupo, o parte de una clase completa, podría considerarse una parte de la Tercera Dinámica. La escuela, la sociedad, la ciudad y la nación son cada una de ellas parte de la Tercera Dinámica, y cada una es una Tercera Dinámica. A esta se le puede llamar la Dinámica de Grupo.

La Cuarta Dinámica es el impulso hacia la existencia como Humanidad o de la Humanidad. Mientras que una raza podría considerarse una Tercera Dinámica, a todas las razas se les consideraría la Cuarta Dinámica. A esta se le puede llamar la Dinámica de la Humanidad.

La Quinta Dinámica es el impulso hacia la existencia del reino animal. Esto incluye a todas las criaturas vivas, ya sean vegetales o animales, los peces del mar, las bestias del campo o del bosque, la hierba, los árboles, las flores o cualquier cosa que esté animada directa e íntimamente por la vida. A esta se le puede llamar la Dinámica Animal.

La Sexta Dinámica es el impulso hacia la existencia como el universo físico. El universo físico se compone de Materia, Energía, Espacio y Tiempo. En Scientology tomamos la primera letra de cada una de estas palabras (en inglés, Matter, Energy, Space, Time) y creamos una palabra: MEST. A esta se le puede llamar la Dinámica del Universo.

La Séptima Dinámica es el impulso hacia la existencia como espíritus o de los espíritus. Todo lo espiritual, con o sin identidad, entraría en el apartado de la Séptima Dinámica. A esta se le puede llamar la Dinámica Espiritual.

La Octava Dinámica es el impulso hacia la existencia como infinito. También se le identifica como el Ser Supremo. Se llama la Octava Dinámica porque el símbolo del infinito, ∞, en posición vertical es el número 8. A esta se le puede llamar la Dinámica del Infinito o de Dios.

Los scientologists normalmente les llaman por su número.

Otra manifestación de estas dinámicas es que como mejor se les podría representar es como una serie de círculos concéntricos, donde la Primera Dinámica sería el centro, y cada nueva dinámica sería, sucesivamente, un círculo alrededor de él. La idea de un espacio que se expande forma parte de estas dinámicas.

La característica básica del individuo incluye su capacidad para expandirse así hacia las otras dinámicas. Pero sólo cuando se haya alcanzado la Séptima Dinámica en su totalidad, descubrirá uno la verdadera Octava Dinámica.

Como ejemplo del uso de estas dinámicas, nos damos cuenta de que un bebé, al nacer, no percibe más allá de la Primera Dinámica. Pero conforme el niño crece y se amplían sus intereses, puede verse que el niño abarca otras dinámicas.

Como un ejemplo más sobre su uso, una persona que es incapaz de funcionar en la Tercera Dinámica es, de inmediato, incapaz de formar parte de un equipo, y podría decirse entonces que es incapaz de llevar una existencia social.

Como comentario adicional sobre las ocho dinámicas, ninguna de estas dinámicas de la uno a la siete es más importante que ninguna de las otras en lo referente a orientar al individuo. Aunque las dinámicas no son de la misma importancia, cada una respecto a la siguiente, la capacidad de un individuo para asumir el beingness, el doingness y el havingness de cada dinámica constituye un índice de su capacidad de vivir.

Las capacidades y deficiencias de los individuos pueden comprenderse examinando su participación en las diversas dinámicas.