SILICON VALLEY, CALIFORNIA

DONDE LA ESPIRITUALIDAD SE ENCUENTRA CON EL INGENIO HUMANO: LA NUEVA IGLESIA DE SCIENTOLOGY SE INAUGURA EN SILICON VALLEY

Famosa por la revolución digital, la capital mundial de la tecnología de punta da la bienvenida a la avanzada tecnología religiosa de L. Ronald Hubbard.

Hay lugares tan especiales que solo sus nombres evocan poderosas imágenes y palabras: Gettysburg, Stonehenge, el Partenón, por nombrar solo algunos. Lugares donde nacieron y se escribieron grandes fábulas, hazañas e historias.

Aquí hay otro lugar legendario: Silicon Valley, escondido entre la bahía de San Francisco y las montañas de Santa Cruz. Este fue el lugar donde la Era Digital echó raíces y floreció, donde prácticamente todo en la civilización de la humanidad fue transformado por los chips de computadoras y el Internet, donde el lenguaje del futuro fue escrito en unos y ceros.

El Sr. David Miscavige, Presidente de la Junta del Religious Technology Center, presidió la animada ceremonia de inauguración el domingo 18 de febrero, en el corazón de Silicon Valley.

Y en un día radiante, a finales del invierno, el 18 de febrero de 2018, se añadió otro capítulo a la leyenda de Silicon Valley. En un lugar especial donde se rindió homenaje al ingenio del intelecto humano y 2 000 personas se reunieron para celebrar la otra dimensión esencial de la humanidad: el espíritu.

El evento fue la inauguración de la Iglesia de Scientology de Silicon Valley. Capturando el estilo y la cultura del mundo digital, la Iglesia es una estructura moderna y resplandeciente de dos pisos y 4 600 metros cuadrados, situada a pocos minutos del centro de la ciudad de Mountain View en el corazón de Silicon Valley. Muy cerca se encuentran los extensos campus y complejos de oficinas que albergan a Googleplex, Microsoft, Apple, Intel, Tesla, Netflix e eBay.

“Es aquí donde la evolución de la ‘Tecnología Digital’ realmente puede transformarse en una evolución de la ‘Tecnología Espiritual’, y todo en nombre del ingenio humano y la libertad personal”, dijo David Miscavige, el líder eclesiástico de Scientology, durante la inauguración la Iglesia de Silicon Valley; la número 65 de estas instalaciones en el mundo. Dichas iglesias personifican las aspiraciones duales del Fundador de Scientology L. Ronald Hubbard, siendo tanto ubicaciones óptimas donde los miembros de la religión pueden avanzar a lo largo del camino espiritual llamado el Puente hacia la Libertad Total, como lugares donde comunidades enteras pueden inspirarse a participar en cruzadas para luchar contra las drogas, combatir conflictos sociales y el abuso psiquiátrico, promover la ética y la moral, apoyar los derechos humanos y responder a las catástrofes.

Las iglesias son un punto de encuentro para las comunidades y, más aún, un lugar donde la intersección de la mente, el cuerpo y el espíritu es una realidad tangible. Como el Sr. Miscavige explicó a la multitud de Scientologists y simpatizantes, con la gran inauguración de la nueva Iglesia de Scientology de Silicon Valley, llega una nueva conexión: el poder para liberar el potencial de este nuevo milenio, el poder del espíritu.

La inauguración de Silicon Valley tuvo un estatus único. Otra nueva Iglesia de Scientology, la de Salt Lake City, también fue inaugurada por el Sr. Miscavige durante el mismo fin de semana. Es la primera vez que Scientology ha abierto dos nuevas Iglesias una justo después de la otra, dando testimonio del paso acelerado con que se inauguran Iglesias y la creciente expansión mundial de la religión.

Así como en Silicon Valley, los Scientologists han estado activos en el área de la bahía durante años, en las cercanías de San Francisco, San José y Los Gatos. El trabajo de los feligreses y voluntarios locales llevó la campaña de Derechos Humanos patrocinada por la Iglesia a más de 10 000 residentes para enseñarles sus derechos humanos. El programa de Un Mundo Libre de Drogas ha demostrado ser el más eficaz, con más de 300 000 folletos de La Verdad Sobre las Drogas distribuidos, contribuyendo a la disminución del crimen relacionado con drogas en zonas de alto riesgo: la primera disminución en más de una década. Y recientemente, los Ministros Voluntarios de Scientology locales proporcionaron apoyo a los equipos de rescate tras los incendios del condado de Sonoma en 2017.

Muchos de los aclamados líderes cívicos de Silicon Valley se unieron a la celebración de la gran inauguración: el Sr. James Sweeney, un abogado activo en la Asociación Política de Negros Americanos de California; el teniente Glenn Walsh de la Asociación de Oficiales para Narcóticos de California y el Programa de Áreas de Alta Intensidad de Tráfico de Drogas en California; la Sra. Anu Peshawaria, asesora de la ciudad de Fremont; y la pastora Alice Baber-Banks del Ministerio de la Comunidad Cristiana y consultora de Servicios Médicos para Niños de California.

El Sr. Sweeney elogió a la Iglesia y el apoyo que esta brinda a la Comisión de Ciudadanos por los Derechos Humanos (CCHR), la cual combate el drogado excesivo a niños en hogares de acogida de California. “La Iglesia de Scientology tiene una incesante dedicación a la humanidad”, dijo. “Es lo que me gusta llamar una ‘tenacidad de perro’ en defensa de los buenos. Y he tenido el privilegio de verlo desde primera fila. De hecho, he entrado en el escenario. Hemos luchado por un cambio y hemos logrado un cambio permanente para frenar el drogado de los niños y tenerlo como una ley de nuestra tierra”.

El teniente Walsh habló de su larga historia con el programa de Un Mundo Libre de Drogas patrocinado por la Iglesia: “He visto cómo las drogas atrapan a un individuo. A las drogas no les interesa tu religión, tu economía, tu género ni cuántos amigos tienes en Facebook”, dijo. “Bueno, esto se detiene aquí, esto se termina ahora, y se termina con Un Mundo Libre de Drogas y la Iglesia de Scientology. Han construido un movimiento que realmente puede detener la ola del abuso de drogas”.

La Sra. Peshawaria se dirigió a la multitud diciendo: “Creo que la Iglesia de Scientology puede desarrollar el proceso de curación para cada ciudadano de Silicon Valley. Me da mucha esperanza ver sus programas preparando el camino hacia vidas mejores justo aquí”. En un área conocida por su pensamiento innovador, ella añadió: “Hoy celebramos un paradigma de posibilidades completamente nuevo. Porque, después de todo, esta es la religión del siglo XXI: ¡la Iglesia de Scientology!”.

Y la pastora Baber-Banks habló de su vínculo con los Scientologists en la defensa de la unión de las comunidades a través de la colaboración interreligiosa. “Supe de la Iglesia de Scientology en la Oficina de Colaboración Interreligiosa, cuando me uní a esta hace una década”, dijo ella. “Fue muy emocionante ver 10 líderes religiosos alrededor de la mesa, todos con una apariencia diferente, todos actuando diferente, todos con pensamientos diferentes. Pero cuando terminamos de orar con y para el otro, éramos uno… La forma en que nos tratamos, es como si estuviéramos unidos. Sí, esa es la América que todos queremos, cobrando vida justo ante nuestros propios ojos en la Iglesia de Scientology.

“En nombre de la hermandad eterna” –añadió–, “pongámonos de pie y celebremos este maravilloso día y esta gloriosa inauguración. ¡Y trabajemos juntos para crear una nación mejor y un mundo mejor!”.


Los visitantes llegan a la nueva Iglesia de Scientology de Silicon Valley cruzando un amplio patio flanqueado por palmeras. Entran a un Centro de Información Pública que les ofrece una introducción a Dianetics y Scientology. Sus exhibidores presentan más de 500 películas en 17 idiomas que muestran las creencias y prácticas de la religión de Scientology, así como la vida y el legado del Fundador de Scientology, L. Ronald Hubbard.

El Centro de Información también detalla los muchos programas humanitarios que Scientology apoya. Estos incluyen una campaña mundial para la educación sobre los derechos humanos; un programa de educación, prevención y rehabilitación de drogas de gran alcance; una red global de centros de alfabetización y aprendizaje; y el cuerpo de Ministros Voluntarios de Scientology, que se ha convertido en la mayor fuerza independiente de socorro en el mundo.

La Capilla de la Iglesia proporciona un espacio para las reuniones de la congregación de Scientology, incluyendo servicios dominicales, bodas y bautizos, así como una variedad de eventos comunitarios como banquetes, seminarios y talleres, abiertos a miembros de todas las religiones.

El elegante Café Bayshore, con asientos tanto en el interior como al aire libre, presenta un lugar de reunión para quienes asisten a eventos, así como para los feligreses durante los descansos en sus servicios de Scientology.

La nueva Iglesia proporciona todos los Servicios Introductorios. Los visitantes frecuentemente asisten a seminarios de Dianetics y Scientology durante las noche y fines de semana, los cuales proporcionan una visión general de principios fundamentales y su aplicación en la vida, así como una serie de Cursos de Scientology para el Mejoramiento de la Vida para ayudar a mejorar cualquier aspecto de sus vidas.

La Iglesia de Silicon Valley incluye además docenas de salas especialmente amuebladas que proporcionan el escenario ideal para la auditación de Scientology (asesoramiento espiritual). También hay múltiples salas de curso dedicadas al entrenamiento de auditores (consejeros espirituales), para que los Scientologists estudien la tecnología de la auditación, con el fin de ayudar a los demás a lograr la libertad espiritual.


La inauguración de la nueva Iglesia de Scientology en Silicon Valley ocurre durante un periodo de gran expansión para la religión con 65 nuevas Iglesias de Scientology de Los Ángeles a Tampa, de Londres a Milán, de Tel Aviv a Tokio y de Kaohsiung a Bogotá, incluyendo 19 solamente en el oeste de Estados Unidos.

Solo en el último año, se han abierto nuevas Iglesias de Scientology en Auckland, Nueva Zelanda; San Fernando Valley, California; Miami, Florida; Copenhague, Dinamarca; Dublín, Irlanda; Birmingham, Inglaterra; Ámsterdam, Holanda; Johannesburgo Norte, Sudáfrica; y Salt Lake City, Utah.

En el 2018 se proyecta las inauguraciones de más Iglesias en ciudades principales de Europa, América Latina, América del Norte y Australia.